Coaching Wingwave® para gimnasia artística



Soy terapeuta y coach Wingwave®, y fui gimnasta desde los cinco hasta los 19 años de edad en el Club Gimnàstica Alcoi "El Pastoret", en Alcoy (Alicante), donde nací. Dediqué esa parte de mi vida a un deporte tan bonito y que, como todos los deportes cuando se toman en serio, requiere mucho esfuerzo, dedicación y renuncia a una vida como la que suelen tener la mayoría de niños y adolescentes. La gimnasia artística femenina me dio mucho: valores sólidos que aún hoy practico, amistades, sentido de pertenencia, autoconocimiento... Desde que vine a vivir a Barcelona, con 19 años, mi vinculación con la gimnasia quedó reducida al contacto con Tavi Fuentes, hijo del que fue mi entrenador, Octavio, y hoy amigo y entrenador de "El Pastoret", uno de los clubes más modestos y con mejores resultados del panorama gimnástico de España. A través de Tavi y del Wingwave®, la primavera del año pasado volví a conectarme con este deporte y con su práctica.

En una charla telefónica con Tavi me dijo que estaba muy contento con el elenco de gimnastas del club que compiten en la actualidad, pero que había algunas que tenían bloqueos importantes en elementos o ejercicios concretos, y que eso estaba dificultando los entrenamientos, por no hablar de los primeros resultados en competición, que no estaban siendo tan buenos como podrían ser. Era marzo, y empezaba la época dura de competiciones, que finaliza con el Campeonato Nacional, celebrado a principios del mes de julio. Le propuse desplazarme a Alcoy para trabajar con las niñas con Wingwave® y PNL, con vistas a superar los bloqueos y a mejorar la actitud, con dos sesiones por niña, una en abril y otra en junio, y le pareció una excelente idea. Mi pasado como gimnasta me daba un profundo conocimiento no sólo de ese deporte en el aspecto técnico, sino de los asuntos a los que se enfrentan las gimnastas en el ámbito emocional y psicológico. Seis gimnastas de "El Pastoret", de entre 11 y 17 años, requirieron mis servicios de coaching.


En abril, la primera sesión fue con M. Consultaba porque tenía pavor a la competición: en entrenamiento rendía bien, pero en competición los nervios le traicionaban y fallaba. Llegó a nuestra cita –en el gimnasio, fuera de horas de entreno–, con una postura encorvada y la expresión facial reflejando miedo. Le expliqué en qué consiste el Wingwave® y cómo iba a transcurrir la sesión y empezamos testando la palabra "competición". Estrés. Mucho estrés. Comenzamos aleteando la sensación física asociada a ese concepto que M vivía con tanta ansiedad. En el cuerpo, localizaba la sensación en la zona de los tríceps, cosa que me pareció extraña. Se cogió los brazos, cruzando uno sobre el otro, e hicimos un par de sets de aleteo. Un suspiro profundo indicó que podíamos pasar a testar de nuevo la palabra. Estrés. No había asuntos detrás, más allá de ir desmenuzando la competición por partes. Aquí, mi recuerdo de mi época de competiciones, que odiaba porque las vivía como M, con mucha ansiedad, me ayudó a conectar con la niña, así que empecé a sugerir ítems para testar: el frío del maillot cuando te lo pones para competir, el frío del pabellón, el tamaño del mismo, la cantidad de gente mirando (si había poca, no le estresaba), los jueces y las otras gimnastas fueron algunos de los asuntos que aleteamos. Durante la sesión, M temblaba como una hoja, pero cuantos más asuntos aleteábamos, más se erguía y le cambiaba la expresión. Todas las sensaciones se localizaban en la misma zona de los brazos, cosa que me sorprendía, porque generalmente están en algún punto entre la garganta y el abdomen. Su entrenador me dijo que esa postura, cogiéndose los tríceps y encorvada, con el pecho cerrado, era la que mantenía siempre durante los campeonatos. Terminamos la sesión dando a sus maillots de competición el súper poder de transmitir calor al ponérselos, y anclando los recursos que M quería tener en las competiciones: diversión, tranquilidad y confianza. Después, hicimos un Círculo de Excelencia con PNL para que lo utilice siempre que quiera. A su madre se le humedecieron los ojos mientras anclábamos el color del círculo y los recursos: M era otra niña, postura erguida, cabeza alta, con el pecho abierto, sonriente. Antes de irse testamos la palabra "competición" de nuevo y no sólo daba fuerte, sino que M dijo: "Me da igual la competición de mañana". Le recomendé que escuchase música Wingwave® por la noche y de camino hacia el campeonato por la mañana. Al día siguiente compitió muy tranquila, y no sólo eso, sino que su madre me contó que por la noche había cenado (cosa que no hace cuando tiene que competir, porque pierde el apetito por los nervios), había estado habladora y riéndose, y de camino a la competición había estado muy tranquila y charlando.





Las siguientes sesiones, con el resto de gimnastas, se centraron en ejercicios o elementos concretos, en su mayor parte, en la barra de equilibrios. En cuatro casos, trabajamos sólo con las sensaciones asociadas al bloqueo, con los elementos concretos y con otros asuntos directamente relacionados con el aparato. El miedo estaba presente en todas las niñas. En barra, los asuntos eran el miedo a conectar dos elementos seguidos en la serie (flic-flac, flic-flac), la altura de la barra (en un caso, asociada al miedo por una caída anterior), el ancho de la barra, que sólo tiene 10 centímetros, y otros. En algún caso trabajamos directamente sobre la barra, haciendo la estimulación bilateral del cerebro en los brazos mientras, con los ojos cerrados, la clienta repasaba el ejercicio que estábamos trabajando. Así podíamos, tras cada set de aleteos, comprobar la sensación de la clienta y testar el asunto. Con tres niñas trabajé también otros aparatos: suelo, salto y paralelas. Terminamos cada sesión instalando recursos y con un Círculo de Excelencia.

En uno de los casos, el de ML, detrás de su miedo a los molinos en paralelas, que llevaba sin ejecutar desde el último campeonato de España, en julio de 2015, había un asunto del pasado relacionado con un episodio de anorexia y el sentimiento de culpa porque una compañera había caído también enferma, según ML, por seguir su ejemplo. Además, había un tema de percepción del propio cuerpo que dificultaba la práctica deportiva y el desempeño en las paralelas. También interfería el recuerdo de una caída haciendo ese elemento, que había impactado fuertemente en la niña. Trabajamos esos asuntos y, cuando dieron fuerte, hicimos también un Círculo de Excelencia.

Dos días más tarde, por la noche, me llegaba un vídeo de ML haciendo los molinos en paralelas con soltura, velocidad y corrección técnica. Tavi me dijo que la gimnasta le decía que estaba disfrutando al hacerlos. Me contó que había cambiado el ambiente en el gimnasio, que las niñas estaban más contentas y relajadas, entrenaban con más predisposición y que estaban, todas, haciendo muy bien todos los elementos que habíamos trabajado, sin bloqueos. A una de ellas le había costado un par de días, pero aun así, el entrenador me comentó que a pesar de no atreverse a hacer la serie de barra, vivía ese hecho sin ansiedad, sin llorar, de otro modo.


Después de esas sesiones, en abril, recibí una llamada del Club GymVal, de Valencia. Una de sus niñas, C, de 10 años, tricampeona de España, estaba bloqueada con los elementos hacia atrás, especialmente la serie de barra de flic-flac, flic-flac (que no se atrevía a hacer sola), el yurchenko en salto y el flic-flac tempo en suelo. Habían visto el cambio en las niñas de Alcoy y querían que trabajase con C, que había probado con psicoterapia y alguna otra técnica, sin observar cambios. Me desplacé a Valencia en mayo para trabajar con ella. Fue una sesión larga en la que no pudimos trabajar los elementos de los tres aparatos ya que la barra nos llevó más tiempo del esperado. De nuevo, los asuntos que aparecían, que partían de la emoción miedo, estaban directamente conectados con los elementos de la serie y con el aparato en sí y sus características: altura, ancho, conexión entre elementos... Pedí a C que describiese con sus palabras, paso a paso, movimiento a movimiento, la serie de barra. Repasamos la mecánica de los elementos en voz alta una y otra vez mientras aleteaba y C, con los ojos cerrados, visualizaba el ejercicio. "¿Cambia algo?", le pregunté cuando dio el último suspiro hipnótico. "¡Sí! En la imagen, al principio me paraba entre flic-flac y flic-flac, pero ahora al final, cuando me los imagino, los hago seguidos". Uno de los temas que aparecían vinculados a su miedo era el miedo de A, su entrenadora, que estuvo presente, junto con la madre de C, durante toda la sesión. Le pregunté a A qué le ocurría a ella con esa serie, y con lágrimas en los ojos me dijo: "Me da miedo, porque si la hace sin confianza puede caerse y hacerse mucho daño". De algún modo, C captaba ese miedo de su entrenadora y lo sumaba al suyo propio. Al terminar la sesión, probó a hacer la serie en barra sola, y aunque no se atrevió y la hizo con ayuda, su entrenadora me dijo que la sentía distinta, con más confianza. El entrenamiento de ese día era una sesión de control para la competición del fin de semana. C hizo todos los elementos a la perfección – excepto la serie de barra sola–, incluido el yurchenko en salto, que no habíamos trabajado por falta de tiempo. Una sesión de Wingwave® es insuficiente. Aunque generalmente se notan algunos efectos desde la primera –casi siempre, una disminución del nivel de estrés / ansiedad en relación al tema tratado– la mayoría de las veces se necesitan entre tres y cinco, y así se lo había hecho saber a la madre de C y también entrenadora del Club antes de desplazarme a la capital del Turia.


En junio regresé a Alcoy para una última sesión antes del Campeonato de España con las seis gimnastas de "El Pastoret" y con C, del GymVal. En algunos casos no hizo falta reforzar el trabajo hecho sobre los ejercicios o elementos abordados en abril con Wingwave®, así que hicimos una sesión de trabajo sobre el objetivo de cada niña para su desempeño en el Nacional. Algunas gimnastas tenían asuntos que obstaculizaban el camino para alcanzar su objetivo (que, en todos los casos, era: "Que me salga todo bien en el Campeonato de España", excepto en un caso: "Ganar alguna medalla", y en otro: "Volver a ganar el Campeonato de España"). La creencia "no merezco que me salga todo bien en el Campeonato de España" estaba, en el caso de ML, vinculada al hecho de que había perdido un par de sesiones de entrenamiento por los exámenes. También tenía la creencia de que la magnesia, que usan en asimétricas para tener más adherencia, le resbalaba. Así que aleteamos ese asunto y, utilizando la música Wingwave® y la frase "la magnesia me da fuerza y agarre", dimos a los polvos blancos súper poderes en las manos de ML. En otra niña, A, fallaba el test de ecología, que indicaba que para una de sus compañeras no estaba bien que ella ganara alguna medalla en el Nacional. Aleteamos hasta que dio fuerte. Sólo con tres de las niñas tuvimos que trabajar los elementos/asuntos ya trabajados en la sesión anterior, además de los objetivos. A MR, al testar la serie de barra para comprobar la fuerza, le daba estrés. Detrás había miedo como emoción base y asuntos varios, entre los que destacaban el sentirse poco acogida por sus compañeras, la autoexigencia, y el miedo a fallar a los entrenadores. MR, hasta un par de días después, cuando se asentó el trabajo, tuvo dificultades para ejecutar la serie de barra trabajada.

A MRN le daba débil la subida a vertical en paralelas asimétricas, en la que curvaba mucho la espalda, así que dedicamos parte de la sesión a trabajarla in situ, en el aparato y también en el suelo, estimulando bilateralmente mientras la gimnasta bloqueaba el cuerpo como hace cuando trabaja la preparación física para ese elemento. Fue un trabajo de Wingwave® con base de trabajo corporal, en este caso. La valenciana C era la que tenía más asuntos detrás de su bloqueo en barra y en suelo, donde sólo podía hacer el flic-flac tempo si sonaba la música de su ejercicio. Aparecían, entre otros temas, un accidente en una piscina a los cuatro años, en el que casi se ahoga y también un miedo conectado a la primera experiencia en la guardería, con un año de edad o menos.

A los pocos días me llegó un vídeo de C en el campeonato autonómico, haciendo la serie de barra de flic-flac flic-flac conectando a la perfección los dos elementos, como quien pasea por el pasillo de su casa, con soltura y seguridad.



La experiencia ha sido magnífica, para mí y para las gimnastas. Para mí, porque he reconectado con un deporte que me apasiona, y con mi club y su nueva hornada de gimnastas comprometidas que está dando aún más nivel a la gimnasia artística en Alcoy, la Comunidad Valenciana y el territorio nacional. Me acerco a la gimnasia artística, ahora, desde un lugar que me llena, el acompañamiento al cambio, en este caso con Wingwave® y PNL.

Para las niñas, sus padres o madres y sus entrenadores/as ha sido un viaje de autoconocimiento y de mejora. La clasificación de estas niñas en el Campeonato de España dan buena fe de que el trabajo realizado ha contribuido a unos resultados magníficos: C ha validado, por cuarto año consecutivo, su título de Campeona de España, y consiguió tres medallas de oro en tres aparatos. No hizo la serie de barra conectando los elementos, pero aun así, la calidad de su desempeño le valió el máximo título en la clasificación general. Tenemos que seguir trabajando para que los bloqueos desaparezcan del todo y pueda tener un desempeño regular. Ojalá alcance, con el tiempo, su sueño de estar en unos Juegos Olímpicos.

"El Pastoret" ha conseguido, en esta edición del Nacional, más podios que en ninguna otra. I, con quien trabajamos su bloqueo en la serie de barra, que era incapaz de ejecutar antes de encontrarnos en abril, ha quedado campeona de España en ese aparato, 3ª en salto y 3ª en la clasificación general, en una categoría en la que competían 61 gimnastas. MRT quedó 14ª en la general, haciendo un ejercicio de barra también perfecto, y siendo muy regular y correcta en el resto de aparatos. M hizo una competición magnífica, disfrutando, sin nervios, consiguiendo su objetivo de que le saliera todo bien y quedando 5ª en barra y 8ª en suelo. Tavi me dijo que justo después de hacer la salida del ejercicio de barra de equilibrios, incluso antes de poner los pies en el suelo para la recepción, M ya sonreía, contenta porque había hecho una gran actuación en ese aparato. Su madre, agradecida, me comentaba que "es otra niña compitiendo". MRN, quien se lesionó en el ejercicio de salto y a quien el médico de la competición desaconsejó seguir, todavía quiso hacer los ejercicios de los dos aparatos que le quedaban: paralelas y barra. Quedó 2ª de España en barra, 3ª en suelo y 4ª en la clasificación general. Si no se hubiese lesionado, probablemente habría subido al podio en la general. ML se clasificó 5ª en la general y 2ª en salto, en categoría Vía Olímpica 6. Esta clasificación y su buen desempeño durante toda la competición en una de las máximas categorías otorga a esta gimnasta la distinción de Deportista de Élite durante los próximos tres años. El resto de niñas de "El Pastoret" también hicieron magníficas actuaciones. En total, "El Pastoret" volvió a Alcoy con dos subcampeonas de España en la clasificación general, dos terceras y una cuarta y, además, tres medallas de oro en clasificaciones por aparatos, cuatro de plata y cinco de bronce. Todas las gimnastas quedaron entre las primeras 10-20 de sus categorías, teniendo en cuenta que en algunas de ellas había casi 100 participantes, y que excepto tres niñas, el resto competían por primera vez en una nueva categoría, lo que suele significar actuaciones con peores resultados, ya que los ejercicios y elementos no están aún afianzados.


Tavi destaca, sobre todo, que ha sido el único Campeonato Nacional en el que la mayor parte de clasificaciones y trofeos del club han sido en barra de equilibrios (aparato que trabajamos con Wingwave® en todos los casos menos uno), donde estas gimnastas suelen tener más dificultades y se desenvuelven peor. De 11 gimnastas, sólo una falló en ese aparato.

Además, destaca la actuación de M, que estuvo relajada y contenta durante la competición. Y como dato, apunta que en el Campeonato Autonómico quedó 8ª de la Comunidad Valenciana, y en el Nacional quedó 2ª de la Comunidad, adelantando a todas las demás gimnastas, excepto a MRN, compañera de "El Pastoret", que quedó 1ª.


Me cuenta que entrenadores de varios clubes le preguntaron qué habían hecho para que ninguna de sus gimnastas hubiera caído de la barra y para que salieran tan confiadas a competir. "Yo les he contado todo", me dice. "Que hemos hecho Wingwave® con Lourdes Segade y que nos ha ido muy bien".


Creo que el Wingwave® ha llegado a la gimnasia artística femenina de este país para quedarse.




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square

© 2017 by Lourdes Segade. Created with Wix.com

  • Black Facebook Icon